Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

marzo 10, 2017

Animales del Ártico ( I )


El Ártico se derrite, frase que hemos oído infinidad de veces, y es verdad, cada año queda menos espacio helado, ello además de afectar a parte del planeta, quien en si ya está recibiendo las consecuencias son sus propios habitantes. Sellos Ficción comienza una serie de sellos dedicados a algunos de los animales que viven en esas latitudes, comenzamos con el lobo blanco y el charrán, una especie de golondrina.

Lobo blanco: Canis lupus arctos o mejor conocido como lobo ártico, es una subespecie de lobo gris que también recibe el nombre de lobo blanco o lobo polar. La principal característica que lo distingue entre todas las clases de lobo es su pelaje en color blanco.
Hábitat y distribución
Se distribuyen por Norteamérica, llegando hasta el norte de Groenlandia y manteniendo grandes números a través del archipiélago Ártico canadiense. Habita en terrenos fríos y con temperaturas hostiles de hasta -30 grados centígrados. Su grueso y abundante pelaje funciona como aislante del viento y la nieve. Tienen una longitud más reducida que los lobos grises, al igual que unas patas, hocico y orejas más cortas; esto los ayuda a retener el calor corporal. Seguir



La información sobre esta asombrosa ave es apasionante, dejamos información sobre sus largos viajes, increible de verdad...

El charrán ártico es un pájaro que ha desconcertado a los científicos. Por primera vez investigadores de Groenlandia, Reino Unido, EE UU e Islandia han conseguido seguir con un geolocalizador el viaje de ida y vuelta anual entre Groenlandia y la Antártida, que supone la mayor migración conocida de un animal. Cada año, estos animales vuelan unos 71.000 kilómetros de Groenlandia al mar de Seawell, lo que supone que en su vida hace el equivalente a tres viajes de ida y vuelta a la luna, ya que hay ejemplares conocidos con hasta 34 años.

Carsten Egevang, del Instituto de Recursos Naturales y principal autor del estudio que hoy publica la revista PNAS, resume por teléfono: "Los resultados nos han sorprendido. Ya se sabía que migraba de un polo a otro pero la forma en la que lo hace es sorprendente. Es un viaje increíble para un ave tan pequeña".  Seguir


No hay comentarios:

Publicar un comentario