AGRADECIMIENTO

Se agradece infinitamente a todos los autores de las imágenes empleadas para elaborar estos singulares sellos de ficción porque, sin ellas no hubiese sido posible. Por la complejidad de su elaboración en muchos casos resulta imposible hacer referencia de los mismos. sellosficcion@gmail.com


SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

abril 08, 2021

Victoria Kent, primera mujer que ejerce la abogacía en España.

Victoria Kent una mujer avanzada a su época

 La niña feúcha y estudiosa que se negaba a ir a la escuela conseguiría con el tiempo portentosos logros como abogada y política de prestigio. Pero serían sus iniciativas humanitarias las que la harían famosa en la sociedad de su tiempo. 'La Kent' es un hito de nuestra historia contemporánea.

'Anda, y que te ondulen con la permanén, y pa' suavizarte que te den col-crém. Se lo pués' pedir a Victoria Kent, que lo que es a mí, no ha nacido quién.' Así rezaba el chotis interpretado por Celia Gámez en ‘Las Leandras’.  Corría 1931 y Victoria Kent había conseguido hacerse popular entre las capas más modestas de la sociedad gracias a sus iniciativas humanitarias.

 Ella misma provenía de orígenes humildes. Victoria era hija de un sastre malagueño y su madre se dedicaba como la inmensa mayoría de las mujeres de la época a las labores del hogar. La pequeña Victoria era ya de niña voluntariosa y tan tenaz que impondría a sus progenitores sus determinaciones. Así se negó a temprana edad a asistir a la escuela, por lo que fue su madre quien la enseñaría a leer y escribir. Más adelante asistiría a la Escuela Normal de Maestros y en 1916 daría el gran salto. Sus padres, en un alarde de progresismo, le permiten trasladarse a Madrid (debemos considerar que en aquella época la mujer sólo salía de casa para convertirse en monja o en abnegada esposa). Allí la intrépida Victoria estudia bachillerato, alojada en la recién creada Residencia de Señoritas, equivalente a la masculina Residencia de Estudiantes, cuyos gastos sufraga dando clases particulares. En 1920 entra en la Facultad de Derecho, donde cursa la carrera de manera no oficial. En 1924 se licencia y un año después solicita su ingreso en el Colegio de Abogados de Madrid, convirtiéndose así en la primera mujer que ejerce la abogacía en España. Seguir

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario