Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

octubre 01, 2015

Ciudades del Mundo, Cartagena, España ( I )

La ciudad de Cartagena fue fundada como Qart Hadasht por el cartaginés Asdrúbal el Bello en el año 227 a. C., sobre un anterior asentamiento ibérico o tartésico, tradicionalmente identificado como Mastia. La ciudad conoció su apogeo durante época romana, con el nombre de Carthago Nova, época en la que fue capital de provincia tras la división administrativa de Diocleciano. Tras la desaparición del imperio romano, Cartagena, con el nombre de Carthago Spartaria, formó parte de los dominios bizantinos en la península ibérica, de la que fue uno de sus más importantes ciudades y acaso su capital, resultando destruida tras su toma por los visigodos. Tras ello, Cartagena entró en un periodo de decadencia que no fue revertido hasta bien entrada la edad moderna.

Aníbal Barca (247-183 a.C.).

General y político cartaginés, hijo de Amílcar Barca, nacido en Cartago en el 247 a.C. y muerto en Bitinia en el 183 a.C.

Aníbal tenía nueve años cuando su padre Amílcar le hizo jurar solemnemente ante el altar de Baal Shamin que nunca sería amigo de los romanos. Desde muy joven acompañó a su padre en sus campañas y, tras la muerte de éste, sirvió al lado de Asdrúbal, cuñado de su padre, que le había sucedido en el mando del ejército cartaginés en España. Con la muerte del general a manos de un soldado celtíbero, Aníbal fue elegido por los soldados cartagineses como general, ya que veían en él el vivo reflejo de su padre. Al año siguiente (221 a.C.) el Senado de Cartago confirmó esta decisión, a pesar de la oposición de parte de los senadores que consideraban que a sus veinticinco años no tenía la experiencia necesaria para tener el mando absoluto de las tropas. seguir

Asdrúbal Barca, el Bello (¿-221 a.C.).

General cartaginés, yerno de Amílcar Barca y cuñado del célebre Anibal, fundador de la ciudad de Cartago Nova (actual Cartagena; España).

Tras la firma de la paz en el año 241 a.C., por la que Cartago y Roma pusieron fin a la Primera Guerra Púnica, que habían emprendido por la posesión de la isla de Sicilia, Amílcar Barca y Asdrúbal determinaron buscar en Hispania una compensación a las pérdidas que había sufrido Cartago, sabedores de que la paz no era más que un armisticio encubierto. Hispania poseía ricas minas de plata que, explotadas racionalmente, podrían sufragar las pérdidas cartaginesas y proporcionar dinero y recursos (materiales y humanos) para futuras guerras contra el enemigo mortal, Roma. Por fin, en el año 237, Asdrúbal y su suegro desembarcaron en Hispania, donde los cartagineses poseían ya algunos puertos comerciales de singular importancia, como por ejemplo la antiquísima Gades (Cádiz), Sexi (Almuñécar), Malaka (Málaga) y Baria (Villaricos). Amílcar Barca se apoyó en estas bases y dedicó todo su talento a crear un nuevo estado cartaginés homogéneo que agrupara las regiones más fértiles del litoral mediterráneo, que pronto se extendió por el norte hasta las inmediaciones del río Ebro. seguir


La Catedral de Santa María la Vieja o Catedral Antigua de Cartagena fue sede de la diócesis de Cartagena, hasta su traslado a la ciudad de Murcia en el siglo XIII. Situada en el cerro de la Concepción, en pleno casco antiguo de Cartagena, se encuentra en ruinas desde 1939, cuando sufrió las consecuencias de los bombardeos efectuados sobre la ciudad en la Guerra Civil Española por las tropas del bando franquista.

En 1243, cuando el príncipe Alfonso emprende la campaña para conquistar el Reino de Murcia solicita al papa Inocencio IV la restitución de la diócesis de Cartagena, que había sido metropolitana en los tiempos anteriores a la dominación musulmana. En 1246 se materializa la reconquista de Cartagena y en 1248 el Papa encarga un estudio sobre los antecedentes de la Diócesis, que concluye con la bula Spiritus exultante que, el 31 de julio de 1250, dicta en Roma el citado papa comunicando a Fernando III de Castilla la restauración de la diócesis de Cartagena. El primer obispo de la nueva etapa de la Diócesis sería el franciscano Fray Pedro Gallego, confesor del propio príncipe Alfonso. seguir


No hay comentarios:

Publicar un comentario