Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

septiembre 18, 2015

Erradicación de la viruela, Dr. Balmis e Isabel Zendal

El 16 de septiembre de 1805, un médico alicantino llamado Xavier Balmis logró llegar a las costas de Macao en un frágil junco chino con tres niños huérfanos en sus brazos, que contenían en sus cuerpos una valiosa vacuna contra las viruelas. Balmis, que ya superaba los cincuenta, se había salvado de milagro. El barco portugués de alquiler que le condujo hasta aquella penúltima etapa de su largo viaje había sido destruido por un tifón, llevándose la vida de 20 hombres. Pero la voluntad de hierro de Balmis le permitió seguir adelante hasta el final. "En el momento, arrostrando los eminentes riesgos de piratas y ladrones chinos que inundan estos mares, verifiqué mi desembarco en una pequeña canoa, llevando en mis brazos a los niños, con lo que aseguramos nuestras vidas y la preciosa vacuna", escribiría después en una carta. Habían transcurrido casi dos años desde aquel 30 de noviembre de 1803, cuando partió del puerto de A Coruña a bordo de la corbeta María Pita con un sueño: viajar alrededor del mundo para hacer llegar la vacuna contra la viruela, la enfermedad que más seres humanos ha matado a lo largo de la historia, a las colonias españolas del Nuevo Mundo, cruzando después el Pacífico hasta el continente asiático. seguir

La dama de la vacuna, Isabel Zendal

Cuando el 30 de noviembre de 1803, la corbeta María Pita salía de La Coruña rumbo a América, solamente una mujer iba entre la tripulación. Su misión, cuidar y proteger a los más de veinte niños, incluido su propio hijo, que formaban parte de una expedición que cambiaría el rumbo de la historia médica. Pero mientras los principales nombres de los responsables de la conocida como Real Expedición Filantrópica de la Vacuna pasaron a la historia con nombre y apellidos, tuvieron que pasar décadas, siglos, para que se dilucidara la verdadera identidad de aquella valerosa mujer sin cuya incansable dedicación posiblemente no habría alcanzado el éxito dicha expedición. seguir

El virus saltó a los humanos milenios después de lo que se creía

No hay comentarios:

Publicar un comentario