Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

noviembre 30, 2012

Antonio Gala, su último libro.

Su nombre de pila fue Antonio Ángel Custodio Sergio Alejandro María de los Dolores Reina de los Mártires de la Santísima Trinidad y de Todos los Santos. Su lugar y año de nacimiento, Brazatortas, Ciudad Real, 2 de octubre de 1930.
Su infancia la pasó en Córdoba y allí escribió sus primeras obras, dando a los catorce años una conferencia en el Círculo de la Amistad.
Lector precoz de Rainer Maria Rilke, Garcilaso, San Juan de la Cruz y otros autores, estudió desde la temprana edad de 15 años la carrera de Derecho en la Universidad de Sevilla y, como alumno libre, Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Madrid, obteniendo licenciaturas en todas ellas.
Al acabar sus estudios universitarios, inició la preparación de oposiciones al Cuerpo de Abogados del Estado, abandonándolo en un gesto que él recuerda como de rebeldía ante las presiones de su padre, para ingresar después en los Cartujos. Pero la rígida disciplina monástica no estaba hecha para él, y, como cuenta en su autobiografía, Ahora hablaré de mí (2000), fue expulsado de la orden.
Se mudó entonces a Portugal, donde llevó una vida bohemia. En 1959 comenzó a impartir clases de Filosofía e Historia del Arte y recibió un accésit del Premio Adonáis de poesía por su obra Enemigo íntimo, empezando una exitosa carrera teatral y periodística, que le posibilitó desde 1963 vivir sólo de la escritura.
A mediados de 1962 se marchó a Italia, instalándose en Florencia, donde permaneció casi un año. En este tiempo publicó en la revista mensual Cuadernos hispanoamericanos poemas de su libro La deshora.
A principios de la década de los setenta, una grave enfermedad lo llevó al borde de la muerte y durante la convalecencia empezó a utilizar su complemento más característico: el bastón, objeto del que ha reunido ya una gran colección.
Se hicieron célebres sus artículos de prensa publicados en el suplemento dominical de El País: «Charlas con Troylo», «A los herederos», «A quien conmigo va», etcétera; todos estos artículos han sido después recopilados en libros.
Convertido ya en un personaje altamente popular de la literatura española, comenzó a escribir novelas en los años noventa, iniciándose con El manuscrito carmesí, que ganó el Premio Planeta en 1990.
Actualmente, su colaboración en prensa se reduce a artículos de opinión breves, publicados con el nombre de troneras, en el periódico El Mundo. El ritmo de creación y publicación de otras obras suyas ha descendido recientemente, y en varias ocasiones ha dado a entender que El pedestal de las estatuas puede ser su última novela.
En su labor destaca también la faceta de mecenas: creó la Fundación Antonio Gala para Creadores Jóvenes, dedicada a apoyar y becar la labor de artistas jóvenes.
El 14 de diciembre de 2011, Antonio recibió el Premio Quijote de Honor 2011 a toda una vida, que concede la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE).



Quintaesencia, de Antonio Gala, su último libro.
Aproximación minuciosa al universo de Gala, Quintaesencia recoge la idea de que "el dolor es el modo de besar que Dios tiene"; sobre el sexo, "no es sólo biología, es también biografía"; sobre la religión, "en general, se basa o procede de un mismo principio: la necesidad de sobrevivir a la muerte"; y sobre la felicidad, "no consiste en ser fuerte, sino en saber cuáles son nuestras fuerzas y, sobre todo, nuestras debilidades". 

1 comentario:

  1. Quiero reconocer que has dado en el clavo con los sellos dedicados a mi muy admirado Antonio Gala, a la copla, (de la cual soy un fiel seguidor) tan actual hoy como antes, gracias a los nuevos valores de esta joven cantera, a Verdi, gran compositor de un lirismo y harmonía impresionante y ¿Como no? A los cantos gregorianos representados por sus máximos exponentes "Los Monjes de Silos"
    (no los escucho a diario, para no saturarme). Gracias José, por reconocer el arte que lo es de verdad. Un abrazo

    ResponderEliminar