Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

julio 03, 2015

Sevilla, siempre eterna ( III )

El grabado corresponde a la plaza de San  Francisco, ayuntamiento de Sevilla
El grabado es de Chapuy fechado en 1830 donde se puede tener una visión de la Plaza , del Ayuntamiento y de la fuente de Mercurio , que cumplía su función de abastecimiento de agua desde los Caños de Carmona.

Plaza de España ( I parte )

La Plaza de España constituyó el proyecto más emblemático de la Exposición Iberoamericana del año 1929. Fue proyectada por el arquitecto sevillano Aníbal González, que también era arquitecto director del evento expositivo, fue ayudado por un buen conjunto de colaboradores, entre los que se encontraban el ingeniero José Luis de Casso y el arquitecto Aurelio Gómez Millán. Las obras de construcción comenzaron en el año 1914, siendo la primera piedra colocada por Alfonso XIII, y resultando el proyecto más ambicioso y costoso de la Exposición, llegando a trabajar en su construcción mil hombres al mismo tiempo, puede resultar asombroso, cómo una ciudad en situación económica difícil en esos años, se embarcó en un proyecto de semejante magnitud. Algunos aspectos del proyecto suscitaron algunos rechazos, la Academia de Bellas Artes se opuso a la altura prevista de las dos torres que podían rivalizar con la Giralda y el arquitecto francés Jean-Claude Nicolas Forestier, diseñador del Parque de María Luisa, rechazaba la construcción de la ría que rodea la plaza, para una ciudad con gran escasez de agua como Sevilla. En 1926, tras la dimisión de Aníbal González de su cargo de director de la Exposición debido a continuos recortes en el presupuesto, asume la finalización del proyecto el arquitecto Pedro Sánchez Nuñez. Por su parte, es el arquitecto Vicente Traver quien termina los cerramientos del recinto y añade la fuente del centro de la Plaza.
La construcción de la plaza fue auditada por el propio Rey Alfonso XIII, que se hizo a sí mismo responsable de vigilar la adecuada marcha de buena parte de proyectos de la Exposición. El 31 de enero de 1928 Alfonso XIII subió a Torre Norte y contempló que en Sevilla se habían erigido recientemente edificios de 5 o 6 pisos, y comentó al alcalde de la ciudad:
Prohibid que dentro de la capital se levanten casas con muchos pisos. ¡Que no se pierda el carácter de Sevilla! En las afueras bien está; pero en el centro de la ciudad, no. Sevilla tiene su leyenda, tiene su Barrio Santa Cruz, y esas casas únicas que le dan un aspecto que no debe perder.

En 1928, el mismo Alfonso XIII despachó varios asuntos en la Plaza relativos a la construcción de pabellones y, al contemplar el conjunto de la Plaza de España, afirmó: "Señores, yo sabía que esto era bonito, pero no tanto".

Monasterio de la Cartuja


Los almohades en el siglo XII usan el lugar para la fabricación de cerámicas en hornos alfareros de cocción aprovechando la  abundancia de arcillas de la zona. La labor continúa por los habitantes cristianos de Triana, donde nace la leyenda del hallazgo de una imagen de la Virgen María en una de las cuevas y se construye la Ermita Santa María de las Cuevas.

En 1400 se crea el  Monasterio y a finales del siglo XV se establece en él la Orden de los Cartujos, funcionando como tal hasta ya a comienzos del siglo XIX.
En 1810, durante la invasión francesa fue saqueado, haciendo desaparecer todo rastro decorativo, expulsando a los cartujos y siendo utilizado por el ejército extranjero como cuartel general. La iglesia la convirtieron en cuadra.

Posteriormente  se crea la fábrica de loza al estilo inglés, por el comerciante ingles Carlos Pickman, comprándolo en 1840. Se levantaron los diez hornos de botella que dan originalidad al conjunto monumental que estuvo funcionando en el monasterio hasta 1982, fecha en que es desalojado.
Fue declarado Monumento Nacional en 1964, transfiriéndose en 1982 al gobierno de Andalucía.

Durante la Exposición Universal de 1992 se transforma en pabellón real y a partir de 1997 es sede el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla. seguir

No hay comentarios:

Publicar un comentario