Sobres especiales

Con cada sello se elabora un sobre especial, estos no son publicados, puedes pedir información. sellosficcion@gmail.com

SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

octubre 18, 2015

Estaciones de Ferrocarril con historia ( III )

 Sevilla incluye en su arquitectura un guiño a la ciudad de Tánger. El nexo entre esta ciudad del norte de Marruecos y la antigua Híspalis está en la antigua estación de Córdoba, hoy centro comercial Plaza de Armas. De estilo neomudéjar, su arquitectura está inspirada en la Gran Mezquita de Tánger y en el patio de los Arrayanes de la Alhambra. O al menos, eso dice en la memoria del proyecto.

Escondida bajo una lona de plástico y oculta tras de una espesa maraña de árboles, la antigua estación de Córdoba, la primera que hubo en Sevilla, es un ejemplo del estilo neomudéjar, que imperó en una época de fuerte inversión en infraestructuras ferroviarias. La proliferación del ladrillo visto también se encuentra en las vecinas estaciones de Huelva o Jerez.

La estación de Córdoba se inaugura en el año 1901. Largamente esperado por los sevillanos desde el año 1858, fecha en la que llega el primer ferrocarril a la ciudad, el edificio reúne lo mejor que dio la arquitectura del siglo XIX a Sevilla con los avances tecnológicos llegados desde Europa. Así, entre lo más destacado de su diseño está la cubierta, similar a la Sala de las Máquinas de la Exposición de París de 1879. seguir

En el año 1856, el Gobierno otorga al Marqués de Salamanca la concesión de la línea Castillejo-Toledo, naciendo la Compañía del Ferrocarril Castillejo a Toledo, que en diciembre de 1858 pasará a ser propiedad de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid-Zaragoza-Alicante. Las obras se iniciaron en octubre de 1857, siendo inauguradas por la reina Isabel II en año de 1858.
La actual estación de Toledo puesta en servicio en abril de 1919, sustituye una anterior construida en 1857, mas pequeña y sencilla, obra del ingeniero Eusebio Page.
En 1912 Alfonso XIII en una visita a la ciudad, comentó a las autoridades locales y directivos del ferrocarril que era una lástima que una ciudad como Toledo no tuviera una estación a la altura de su acervo arquitectónico. Ese mismo año MZA inicia las gestiones para la compra de nuevos terrenos y en 1917, encarga al arquitecto de la compañía, D. Narciso Clavería y Palacios el proyecto de la nueva estación. seguir


No hay comentarios:

Publicar un comentario