AGRADECIMIENTO

Se agradece infinitamente a todos los autores de las imágenes empleadas para elaborar estos singulares sellos de ficción porque, sin ellas no hubiese sido posible. Por la complejidad de su elaboración en muchos casos resulta imposible hacer referencia de los mismos. sellosficcion@gmail.com


SE RECOMIENDA

SE RECOMIENDA VER EL BLOG EN PANTALLA COMPLETA, F11

diciembre 02, 2017

400 años de la Plaza Mayor de Madrid.


La Plaza Mayor en sus orígenes fue conocida como la plaza del Arrabal, al situarse en el arrabal de Santa Cruz, fuera del recinto amurallado de la ciudad. Muy cerca de la famosa puerta de Guadalajara, en la confluencia de los caminos de Toledo, Alcalá y Atocha. El lugar elegido fue una antigua laguna desecada perteneciente a la familia de los Lujanes. La Plaza estaba formada por un mercado sin ningún orden ni concierto, bajo los soportales de algunas de las casas de los comerciantes que vivían en esta zona, en su mayoría judíos.
El hecho de elegir este apartado lugar para el comercio, no era otro que evitar el portazgo, la tasa comercial que había que pagar por la venta de mercancías dentro de la ciudad. De esta manera, las mercancías que se vendían en la plaza del Arrabal eran más baratas que en los mercados intramuros. Esto creó un gran movimiento de mercaderes y compradores en torno a este lugar, convirtiéndose en poco tiempo en una de los plazas más frecuentadas por los madrileños.

En el año 1463 Enrique IV, hermano de Isabel la Católica, concedió a la Villa de Madrid el privilegio de celebrar todos los meses una feria. En un primer lugar se empezó a celebrar en las inmediaciones de la desaparecida iglesia del Salvador, pero finalmente ésta acabó trasladándose a la ya famosa y animada plaza del Arrabal. Seguir

No hay comentarios:

Publicar un comentario